Aumento de la inflación, ¿Cuánto es el nivel de inflación esperada el 2022?

Aumento de la inflación, ¿Cuánto es el nivel de inflación esperada el 2022?

By: Brenda Katsuko Rodriguez K.

Topic: Macroeconomía – Política Monetaria – Inflación

Remontándonos a periodos posteriores a la década de los 80s, se agotaban las medidas para implementar en el marco de la política monetaria, la hiperinflación generó diferentes distorsiones macroeconómicas en la economía boliviana y desde entonces se aunaron todos los esfuerzos en tratar de controlarla (Sheriff, 2011). Actualmente el escenario es totalmente diferente, la tasa de inflación está bastante lejos de llegar a los niveles del periodo hiperinflacionario, según estimaciones del Ministerio de Economía y Finanzas Publicas (MEFP) y el Banco Central de Bolivia (BCB), la inflación para el 2022 sería de 3.3% y según proyecciones que realiza el FMI a través del World Economic Outlook esta estaría situada en torno a un 4.2%

Por otra parte, los datos señalan que la inflación se encontraba en ascenso desde febrero, el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania acrecentó la inflación, por esta razón varios países de Europa y América han sufrido incrementos significativos, por ejemplo: EE. UU, Chile y España. Asimismo, un reciente estudio realizado por The Economist y la BBC, sitúan a Bolivia como el país con el mejor puntaje en estabilidad económica por tener bajos niveles de inflación y tener pagos de intereses e ingresos del sector público controlados.

Cabe mencionar, que el tipo de cambio se mantiene congelado desde noviembre del 2011, además, en Bolivia se aplican políticas de subvenciones a los hidrocarburos, a la harina y a granos como el maíz que es el alimento principal para el sector productor de aves, cerdos y ganado lechero. Según el estudio, estas medidas son las que han permitido al Estado Boliviano hacer frente a los efectos que están azotando a los países de la región.

De este modo, han surgido distintos análisis al respecto, como el de Jaime Dunn, donde señala que el costo fiscal de mantener la inflación en esos niveles es muy alto, las subvenciones son muy costosas e insostenibles en el largo plazo, también menciona que la informalidad juega un rol muy importante en el mantenimiento de los precios bajos, respecto al tipo de cambio fijo, menciona que es importante atraer inversiones extranjeras y abrir mercado de exportaciones.

Por lo previamente mencionado, se pueden plantear las siguientes interrogantes: ¿Cuáles son los determinantes de la inflación según la evidencia empírica en Bolivia?; ¿Cuánto es el nivel de inflación esperada el 2022?

La inflación es un tema de ampliamente estudiado dentro de la literatura académica. En tal sentido, Lim y Sek (2015) examinan los determinantes de la inflación para países  de alta y baja inflación en el corto y largo plazo, encuentran que  en los países de baja inflación, en el corto plazo, la oferta monetaria, gasto nacional, crecimiento del PIB, tienen impacto positivo sobre la inflación y la importación de bienes y servicios tiene un impacto negativo; y en el largo plazo el crecimiento del PIB tiene un impacto negativo en la inflación y las importaciones de bienes y servicios tienen un impacto positivo.

Así también, Zambrano y López (2003) encuentran que en el corto plazo existe una relación directa entre las variaciones del IPC y las variaciones de los agregados monetarios. Del mismo modo, Guerrero y Arias (1990) y Briceño, Gutiérrez y Ramírez (2014) muestran que existe una relación positiva entre la base monetaria y la inflación. Contrariamente, Chumacero y Hermann (2007) mencionan que la inflación se antepone al crecimiento del dinero y no viceversa.

En el contexto de nacional se tiene estudios como el Orellana y Requena (1999), donde encuentran que la inflación está determinada por la tasa de depreciación, el crecimiento de la emisión monetaria, la inflación internacional, el incremento del precio de los hidrocarburos, cuya característica es la que posee un efecto multiplicador en el resto de precios de la economía. Adicionalmente, Fortun (2012) evidencia el impacto del crecimiento monetario sobre la inflación con datos de la economía nacional de 1998-2010.

Evia y Méndez (2008) mencionan la inflación internacional, el tipo de cambio, crecimiento del gasto del sector público y la oferta de dinero como los determinantes, así también, Caballero y Caballero (2011) sostienen la relevancia de la política monetaria en el control de la inflación, además de señalar una bidireccionalidad en la causalidad entre cantidad de dinero e inflación. Por otra parte, Escobar (2016) señala que los agregados monetarios M1 y M2 no causan a la inflación, con lo cual se puede argumentar que la inflación no sigue a la cantidad de dinero en el corto plazo.

En otro orden de cosas, Mora (2021) demuestra que la brecha del producto tiene un efecto positivo y significativo sobre la inflación en el corto plazo, también señala que influencia del sector externo sobre la dinámica de los precios es significativa y propone como posibles motivos a la estabilidad del tipo de cambio, la caída de los precios internacionales de las materias primas y una menor participación de los bienes importados en el consumo de los hogares.

Así también, Bojanic (2021) encuentra que desde una perspectiva de corto plazo y en el régimen de alta inflación, esta es explicada exclusivamente por una brecha de producción negativa1. En un régimen de baja inflación, la inflación retardada es el determinante más importante de la inflación, de acuerdo con las expectativas de rigidez de los precios, así mismo señala que desde una perspectiva de largo plazo y en el régimen de alta inflación, las diferencias en la inflación se explican principalmente por el crecimiento del PIB; y en el régimen de baja inflación, el crecimiento de la velocidad y de la cantidad de dinero son los principales factores que explican la varianza de la inflación.

En un estudio empírico realizado por la Cepal con datos del 1990 al 2013, se evidencia que entre los determinantes de la inflación son: los shocks de oferta, inercia inflacionaria2, precios de materias primas, puja distributiva, tipo de cambio y brecha del producto.

En resumen, luego de la revisión de la literatura, se puede señalar que los determinantes de la inflación en Bolivia son: I) Crecimiento monetario, II) Tipo de Cambio, III), Precios de Materias Primas, IV) Brecha del Producto, V) Inflación retardada, VI) Inercia Inflacionaria, VII) Puja Distributiva. Por otra parte, en la memoria de la economía boliviana del MEFP, se hace énfasis en que el año 2021 hubieron presiones inflacionarias externas, el desbalance entre la demanda y la oferta global, dificultades en la cadena de suministros y logística de transporte. En segundo lugar, menciona que la política cambiaria estuvo orientada a mantener la estabilidad del tipo de cambio, esto coadyuvo de manera significativa a mitigar las presiones inflacionarias externas porque salvaguarda el poder adquisitivo de los hogares, y a su vez, posibilitó profundizar la bolivianización del sistema financiero permitiendo así mayor espacio de acción a la política monetaria (Memoria de la Economía Boliviana, 2021).

En el Gráfico 1 se puede apreciar el comportamiento decreciente de la tasa de inflación desde el 2016 al 2022. Así también, se puede señalar que a nivel nacional se observan tasas con un máximo de 5.02%, un promedio de 1.98% (mediana de 1.70%), la inflación mínima es de -1.10%, en tanto que las medidas de sesgo y curtosis fueron 0.19 y -0.69 respectivamente (véase Tabla 1). Respecto a la inflación mensual, puede mencionar que el máximo de inflación es de 1.22%, el promedio es de 0.15% y la mediana es de 0.14%, con un mínimo de -1.54% (véase Tabla 1).

Los métodos estadísticos que permiten testear si un conjunto de datos sigue una distribución de probabilidades en particular, se lo puede realizar mediante pruebas de bondad de ajuste. En términos concretos, estos se centran en dos elementos de la distribución: la función de densidad de probabilidades y la función de distribución acumulativa. Por otra parte, Díaz y Vergara (2009) señalan que las pruebas de bondad más empleadas en la validación del supuesto de una distribución normal están la de Kolmogorov-Smirnov (KS), Anderson-Darling (AD), Shapiro-Wilk (SW) y Jarque-Bera (JB), entre otras. Asimismo, mencionan que las pruebas AD y SW se encuentra entre las dos mejores pruebas, cuando los tamaños de la muestra son pequeños.

Ahora bien, en la parte inferior de la Tabla 1 se puede evidenciar normalidad en los datos de la inflación a nivel nacional (para el periodo de 2016-2022), pues el estadístico de JB es 1.75 con un valor p (probability) de 0.4171 lo cual señala que la distribución de la variable se aproxima a la normal. Así también, empleando las pruebas de JB, SW, KS y SF se puede asegurar que la inflación anual se ajusta a una distribución normal. Contrariamente, se puede observar que la inflación mensual no se ajusta a una distribución gaussiana, donde solo la prueba de KS demuestra que se aproximaría a una distribución normal y lo mismo no es suficiente para garantizar la consistencia de la normalidad. Con base en los resultados obtenidos de las diferentes pruebas de bondad de ajuste, es posible argumentar que los datos de la inflación anual de Bolivia 2016-2022 se distribuyen en forma normal. Por lo tanto, el comportamiento de esta variable durante el período en estudio puede explicarse de manera satisfactoria empleando únicamente los primeros dos momentos de la distribución: la media y la desviación estándar.

Las estimaciones correspondientes a la media y desviación estándar de la inflación para Bolivia fueron de 1.98 y 1.22% respectivamente. Es decir, un intervalo de confianza de 95% considera que la inflación anual se encontrará entre 1.70 y 2.25%. En la Tabla 2 muestra diferentes intervalos de confianza para la inflación anual a partir de las estimaciones realizadas, tamaño de muestra y valores de la distribución normal estándar correspondientes.

A nivel mundial y en América Latina en el 2022 se ha registrado un incremento de los precios, sin embargo, los niveles de inflación en Bolivia siguen estando por debajo de los países vecinos. Por otra parte, después de aplicar distintas pruebas estadísticas de bondad de ajuste sobre las observaciones de la tasa de inflación anual de Bolivia durante el período de 2016 a 2022, con la finalidad de verificar el supuesto de normalidad, los resultados indican que ésta sigue una distribución normal.

Para concluir, se puede mencionar que a diferencia de las prospectivas del MEFP y BCB que establece que la inflación de fin de periodo se encontrara entorno al 3.3%, contrariamente, los resultados del análisis realizado, evidencian que oscilara entre 1.70 y 2.25% con una confiabilidad de 95%. De esta manera, el análisis señala que existe la posibilidad de una sobreestimación, lo cual podría tener consecuencias negativas en los mercados de bienes y servicios, laboral, monetario y cambiario, una vez que los agentes económicos tomadores de decisiones disponen de información poco confiable en materia de precios.

Notas de pie de página

1 Brecha de producción o brecha del producto se define como la diferencia entre el PIB registrado y el PIB potencial donde una brecha positiva demuestra un exceso de demanda y una brecha negativa indica un exceso de oferta o falta de demanda debido a que la capacidad productiva no está siendo utilizada.

2 Fuhrer (2009) define la inercia inflacionaria como la variación del índice de precios que permanece constante o persistente en el tiempo, salvo que una fuerza externa actúe para modificarla, por lo general es la política monetaria. (http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.1520513)


Referencias bibliográficas

Aguilar, T. J., & Martin, D. (2012). Perspectivas de inflación en Bolivia. Revista Latinoamericana de Desarrollo Económico, (18), 33-64.

Briceño, J. D. L., Jiménez, G. G., & Muñoz, M. Á. R. (2014). Dinero, precios y actividad económica en México un análisis de Vectores Autorregresivos.

Bojanic, A. N. (2021). A markov-switching model of inflation in Bolivia. Economies, 9(1), 37.

Caballero Claure, B., & Caballero Martínez, R. (2011). Dinámica inflacionaria y el efecto pass-through en Bolivia 1990-2010. Un enfoque de SVAR cointegrado. Documento de trabajo.

Díaz Carreño, M. Á., & Vergara González, R. (2009). La tasa de inflación en México, 2000-2007. Investigación económica, 68(269), 13-36.

Escobar Caba, L. (2016). Dinero e inflación en Bolivia en los albores del siglo XXI. Economía Coyuntural, Revista de temas de perspectivas y coyuntura, 1(1), 85-104.

Evia V., J. L., & Méndez M., A. (2008). Determinantes de la inflación reciente en Bolivia. Documento de Trabajo No. 08/08.

Fortun Vargas, J. M. (2012). Money growth and inflation: evidence from post-inflation Bolivia. International Journal of Economic Policy in Emerging Economies, 5(4), 353-366.

Guerrero, V. M., & Arias, L. G. (1990). Análisis de la inflación en México de 1970 a 1987 mediante Vectores Autorregresivos. El Trimestre Económico, 379-401.

Hermann, Jorge, & Chumacero, Rómulo A. (2007). NO ESTABA MUERTA… La teoría cuantitativa y la relación entre dinero e inflación. El Trimestre Económico, LXXIV (3) (295), 766-787.

INE (mayo de 2022). Instituto Nacional de Estadística. Obtenido de Instituto Nacional de Estadística sitio web: https://www.ine.gob.bo/

Lim, Y. C., & Sek, S. K. (2015). An examination on the determinants of inflation. Journal of Economics, Business and Management, 3(7), 678-682.

Mora Barrenechea, M. (2021). Una revisión a la Curva de Phillips en Bolivia. Revista Latinoamericana de Desarrollo Económico, (35), 159-188.

Orellana, W., & Requena, J.(1999). Determinantes de la Inflación en Bolivia. Revista de Análisis del BCB, 2(2), 7-39.

Trajtenberg, L., Valdecantos, S., & Vega, D. (2015). Los determinantes de la inflación en América Latina: un estudio empírico del período 1990-2013. Estructura productiva y política macroeconómica. Enfoques heterodoxos desde América Latina. Santiago de Chile: CEPAL.

Zambrano R., O., & López M., O. (2003). Relación de corto y largo plazo entre agregados monetarios e inflación en Venezuela: algunas consideraciones empíricas. Banco Central de Venezuela, Documento de trabajo No. 49.

Comparte este Artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Déjanos Tu Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRIPCIÓN EXITOSA

¡Gracias por suscribirte a nuestro Newsletter!

Bienvenid@, acabas de entrar a formar parte de nuestra lista de suscriptores de Newsletter. Esperamos que nuestros artículos y noticias sean de tu interés. Te mantendremos al día con la mejor información.